Seguidores

viernes, 20 de julio de 2012

HOpe

No eramos más que unos niños atrapados en unos cuerpos demasiado desgastados por todas esas mentiras que nos vendían en botellas de cristal. Reíamos , jugabamos y exprimíamos la vida cada instante. Vivíamos en un eterno verano; donde los besos eran nuestro único alimento y donde no eran nuestro pies quienes marcaban nuestro camino sino nuestro corazón.  Nuestras sonrisas aguanataban por horas. Nuestro sueños se peleaban porque pudieramos rozarles con nuestras manos. Tardes y noches, noches en las que tan sólo el amanecer nos paraba. Aquellos bellos tiempos. Cuanto más crecía, más niña me volvía. Nos llamaban locos, estúpidos; pero los consejos y la envidia resbalaba cómo agua en nuestra ilusiones. Bobos, inocentes; susarraban cuando la música acallaba el mundanal ruido. Éstúpido pero feliz, sonreía yo. Y, etonces, el corazón me pedia " Nunca crezcas", y , claro, yo era al único que escuchaba.


2 comentarios:

Jeennifeer. dijo...

Creo qué me gustaría tener una vida así. Sin importarme lo qué la gente diga. Y sonriendo siempre. Sería hermoso.
Precioso texto:3.
Besotes♥.

Maria Muñoz dijo...

el texto es precioso, me ha encantado, y la verdad ojala todo fuese así. Un besito :)