Seguidores

martes, 4 de septiembre de 2012

Bat

Nunca te pedí imposibles. Ni traté de arañar sueños que nunca realizaría. Nunca te pedí que me prometieses la luna, ni que trataras de robarle el brillo a las estrellas. Nunca te susurre al oído que no me gustaba el camino que recorría tu mano en mi espalda. Nunca dejé que mis lágrimas se reflejarán en tus ojos, ni que me aguantases la mirada más de dos suspiros. No te pedí  castillos de princesas, ni que  te disfrazaras en las esquinas de príncipe. Nunca te pedí que desabrocharas con más cariño mi camisa, ni te dije que prefería los besos en el cuello. Ni siquiera te pedí que me susurraras los “Te quiero” que a mí se me escapan bajo el edredón. Nunca te pedí que hicieras un álbum con los pocos recuerdos de mi pelo que rondaban tu cabeza, ni te pedí que me miraras a los ojos cuando te cogía la mano. Ni siquiera te pedí que nos viésemos lejos de aquel agosto ahogado, ni que te acurrucases un poco más antes del amanecer. Tan sólo te pedí amor, de esos simples, puros y cristalinos. De esos que con dos palabras ya te pagan el universo. De esos que vuelven melancólicas tantas miradas, de esos que sólo tú podrías haberme dado. Un poco de tanto amor que yo te dí, un poco de ese amor que tú nunca me regalaste…
 

3 comentarios:

Marinita dijo...

Holaaa!
es una pena cuando el amor no es correspondido, siempre suele haber uno que da mas que el otro, por desgracia, alfinal acaba siendo asi.
Pero si que existe el amor correspondido, hay que tener esperanza, porque llegara.
Un saludo!

La chica de los chicles dijo...

muchas veces no pedimos casi nada, y como no estan acostumbrados a escuchar peticiones nunca nos dan nada.
Somos gente que nos acostumbramos con poco, la verdad, solo nos hace falta sentirnos amadas. La gente dice que tratemos a los demas como queramos que nos traten a nosotros, pero de cierto modo es mentira, porque nunca recibimos lo mismo de la misma cantidad.

Saludos de la chica de los chicles, que no se conforma con un poco de amor(:
http://lachica-deloschicles.blogspot.com.es/

Helen dijo...

A veces pareciera que hay personas que no saben amar, más si saben recibir.